El objetivo de todo jugador de póker es seguir mejorando, crear su estilo propio y batirse con jugadores de todo el mundo para comprobar quién es el mejor. Es un camino largo; de hecho, el aprendizaje en el póker nunca termina, y es necesario mantenerse siempre abierto a nuevas ideas, mantener la curiosidad para seguir aprendiendo y jugar para poner en práctica nuevas maneras de crear estrategias novedosas con las que vencer a los rivales.

Vamos a empezar por lo más sencillo: una serie de pautas generales que te permitirán asentar los cimientos de tu estilo de una manera eficaz. Es importante que entiendas que los jugadores de póker profesionales dedican buena parte de su tiempo a aprender, así que lo primero que has de hacer es tomarte tu tiempo para leer, jugar y aprender de los maestros del póker. Tu meta está lejos, pero lo importante es que des los primeros pasos.

Cómo jugar al póker como los pros: tips fundamentales

Jugar al póker va mucho más allá de formar manos buenas o desarrollar un aspecto concreto de la jugabilidad. Existe todo un ecosistema de aspectos que, como jugador, debes atender. Pero vayamos por partes. Lo más importante es asentar las bases para poder desarrollar nuevas competencias y habilidades que te permitan saber no solo cómo se juega al póker, sino cómo hacer del póker tu estilo de vida.

Sé disciplinado

Para aprender a jugar al póker se requiere concentración, disciplina y dedicación. Quizá de esos tres aspectos, la disciplina sea el punto más importante porque te va a garantizar poder dedicar el tiempo necesario al póker sin comprometer tus relaciones interpersonales ni tu tiempo de ocio. Recuerda que la mente tiene que descansar y que, por tanto, debe desconectar con actividades que le resulten amenas y agradables.

No hay que descuidar ningún aspecto de tu vida familiar ni sentimental. El póker no puede comprometer eso. Pero tampoco debes dejar que la desidia te impida evolucionar como toca.

Trabaja la resistencia mental

El póker tiene un componente estratégico brutal, y trabajar la mente es un punto que no debes menospreciar. La presión a la que uno está sometido puede llevar a los rivales a tener pistas de más sobre ti y tu juego, así que debes entrenarte para intentar trabajar tu lenguaje corporal.

Con una mente fuerte es más probable que puedas controlar tu juego, tus señales corporales y tu confianza. Es algo crucial que debes asimilar, así que no dudes en entrenar este aspecto para llegar a convertirte en el futuro en un jugador profesional.

Aprende a clasificar a tus rivales

Es algo básico. Incluso un principiante que nunca ha tenido contacto con el póker antes sabe que es preciso clasificar a los oponentes para hacer una lectura correcta de la partida. Es de las primeras cosas que te enseñan cuando quieres aprender a jugar al póker, pero es algo que nunca debes dejar de trabajar.

Cuanto más entrenes y cuanto más curtido estés, mejores lecturas harás de tus rivales, lo que te colocará en una posición estratégica muy interesante en cada partida. Los jugadores profesionales saben que es crucial mantener vivo el instinto de lectura de lenguaje corporal, y por eso nunca dejan de practicar ni de jugar al póker en vivo.

Aprende a manejar el bankroll

Si quieres saber cómo se juega al póker como un auténtico pro, no debes descuidar tu bankroll. Existen fórmulas básicas para tratar de gestionarlo según el tipo de partida. Es lo que se conoce como BRM, Bank Roll Management.

  • Para partidas de cash: se toma como referencia 30 buy-ins.
  • Para partidas SNG (Sit and Go): también se toma como referencia una cantidad no superior a 30 buy-ins.
  • Para torneos multimesa, la cifra de referencia asciende hasta los 100.

Estos números indican cuál es el mínimo deseable para hacer una gestión correcta del bankroll. Pero hay jugadores que manejan otros números, y que aplican 100 buy-ins para partidas de cash y Sit and Go, y 500 buy-ins para los torneos MTT. Depende de cada quién utiliza un baremo u otro para gestionar su bankroll. Lo que queda claro es que, al final, los números siempre mandan en el póker.

Recurre al historial de manos con asiduidad

Sin progreso no hay paraíso, y para progresar tienes que analizar tu juego. Por eso, contar con un historial de manos es fundamental para poder medir y cuantificar tu evolución a lo largo de las partidas.

Para cualquier jugador, el historial de manos es una herramienta indispensable. Pero también lo es para un jugador intermedio que quiere llegar a jugar como un auténtico pro. Y es que saber dónde están los puntos flojos de uno mismo es crucial para analizar el juego, identificar los hándicaps y entrenar durante las sesiones al margen de las competiciones.

Si quieres saber más acerca de cómo aprender a jugar al póker como un profesional, echa un vistazo a la segunda parte de nuestra guía, donde encontrarás nuevos consejos para seguir avanzando en tu progresión.

Cómo jugar al póker como un profesional – parte II: estrategias avanzadas